fbpx
Bienestar

Nutrición: Etiquetado frontal de los 10 productos “saludables” que van a tener sellos negros



Son percibidos por la gente como positivos para la dieta e incluso algunos los recomiendan los nutricionistas. Pero están alcanzados por la nueva ley.

Después del debate más controversial hasta ahora entre la industria alimenticia y los nutricionistas, los sellos negros que advierten excesos en azúcares, sodio, grasas y calorías, están lejos de aparecer en los paquetes de las góndolas.

Aunque ya sean una ley.

La fecha límite para su reglamentación primero fue el 11 de febrero. Después se habló del 22 de marzo, pero, según confirmaron a Clarín desde el Ministerio de Salud de la Nación, la letra chica de la ley de Etiquetado Frontal de Alimentos recién se conocerá “la última semana de marzo”.

A este pequeño nuevo delay  hay que sumarle los hasta nueve meses que, una vez publicada, tienen las empresas para la adecuación. Es que primero habrá una suerte de “ensayo” de la ley, con paquetes con sus sellos, y luego una implementación final, si es necesaria.

Tan controversial es el tema que los nutricionistas de más alto perfil en redes y en la televisión prefieren no emitir más opinión. “Hasta que no estén los sellos en los paquetes no hablo“, “No me siento cómodo porque aún se está redactando el texto“, “No voy a opinar porque me acusan de conflicto de intereses“, fueron algunas de las explicaciones.

Las empresas piden retoques justamente en los productos dirigidos a consumidores “saludables”, mientras que las organizaciones que llevan la bandera de la ley también esperan en silencio ver qué intereses primaron en la norma. La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) dijo a este diario que no hará declaraciones hasta nuevo aviso.

Más allá del texto que no llega, ya se sabe de algunos alimentos que, salvo que los fabricantes hagan modificaciones en los productos, llevarán el octógono. Y esto alcanzaría no sólo a las golosinas, galletitas y snacks, sino incluso a alimentos considerados “saludables”. ¿Cuáles son los 10 productos de este tipo que más comemos los argentinos y cuántos sellos negros tendrán sus envases?

1- Yogurt light

“Tenemos un muy bajo consumo de frutas, de legumbres, nada de cereales enteros, de yogures, de frutos secos. Estamos en negativo, tanto según las recomendaciones de las guías alimentarias del país como de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Lo que estamos comiendo mucho es harinas, pasta, carne, papas, harinas y huevos, golosinas y panificados”, dice a Clarín la nutricionista Monica Katz, ex presidenta de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN).

Así, remarca que comemos mucho menos que 10 alimentos saludables y que hay grupos de estos productos que “si pudieran aportar a cerrar la brecha negativa, en ellos los sellos no van a colaborar“. A menos que la reglamentación vaya a fondo en los detalles nutritivos, antes de poner una etiqueta negra.

El modelo de etiquetado que adoptó Argentina es bajo el perfil nutricional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Ese fue un gran punto de conflicto con la SAN.

El yogur descremado, uno de los alimentos considerados saludables que más se consumen.

Según los últimos datos de la SAN, somos “campeones en el mundo de consumo de galletitas”: 15 kilos por persona por año. Como contrapunto, el yogurt es uno de los preferidos entre los productos “saludables”.

“No se si se reglamentará ahora, como sí se reglamentó con el azúcar (que queda exenta del sello ‘alto en azúcares’), pero la ley no diferencia lo intrínseco de lo no intrínseco (alimentos que naturalmente tienen tal o cual nutriente en su matriz alimentaria, que no sufren agregados). Espero que sí se corrija. El yogurt tiene sodio porque viene de la leche, y la leche tiene grasa, inherente, presente. Si la reglamentación no lo corrige, un yogurt descremado podría tener un sello negro de alto en sodio. Y un yogurt entero, aunque no tenga azúcar, va a tener sello de alto en grasas“, marca Katz.

Pero también un yogurt light tendrá el de “alto en edulcorantes/no recomendable en niños/as”

2- Barritas de cereal

Las barritas, no importa cuál, en general son concebidas como “buenas”. Por sus calorías, que van, en promedio, de las 90 a las 110.

“Las barritas de cereal van a tener casi todos los sellos negros. Etiqueta de alto en sodio, alto en azúcares y, probablemente, de alto en grasas“, explica Katz.

Las barritas de cereal van a tener casi todos los sellos negros, advierten.

Al parecer, y siempre si la reglamentación no es lo suficientemente aguda, un sello en particular estaría presente en todo alimento dulce bajo en calorías: el “alto en edulcorantes”.

3- Galletitas de avena y salvado y cereales para el desayuno

Las galletitas de avena llevarían el sello de “exceso en azúcares”, “exceso en grasas saturadas” y “exceso en calorías”. ¿Qué pasa con las de arroz? “Las que son redondas (a diferencia de las rectangulares o las tostadas), que no tienen nada agregado, no tienen mucha vuelta, sin sello”, aclara el nutricionista Matías Marchetti. Las tostadas tendrían el de “exceso en sodio”.

Destacado influencer en la redes sociales, con más de 500 mil seguidores en Instagram, desde hace tiempo está detrás de comunicar “la verdad” de los productos que todos consideramos saludables.

“Odio las galletitas de salvado”, bromea, para marcar que las más conocidas “están llenas de azúcar” y que, entonces, tendrían el sello de “alto en azúcares”. Y en cuanto a cereales “saludables”, dice que algo “polémico” se va a dar si “van a poner a las famosas almohaditas ‘de avena’ con el sello de exceso en azúcares“.

Los cereales tienen un alto contenido en azúcar.

El nutri-influencer insiste en que gran parte de esta lista de alimentos no son tan “saludables” como creemos. “Si sólo comés esto, si dejás de lado las carnes magras, las legumbres, las verduras y hortalizas, tendrías muchísimos problemas de salud, hambre y ansiedad”, cuestiona.

Se enfoca en que “te los quieren enchufar como si fueran saludables”. Hace 20 años “la caloría era la protagonista”, diferencia, y que ahora la nutrición apunta a “nutrientes y comida real, para evitar ultraprocesados, más que a mirar un paquete verde“.

4- Queso port salut

El queso port salut, indefectiblemente, tendrá el sello de “alto en sodio”. “No se puede elaborar quesos sin sal”, dice Katz, pero agrega que también tendrá el sello de “alto en grasas saturadas” y “alto en calorías”.

El queso port salut, un alimento muy consumido en Argentina.

Tres octógonos negros, entonces, aunque sea queso descremado, para el segundo alimento “saludable” más popular (para nada barato) en Argentina.

5- Latas de legumbres o atún

“Las latas tienen un etiquetado tremendo. La arveja, enlatada, va a tener sello de alto en sodio, por lo menos. Una de atún o caballa, además, tendrá el de alto en grasas. La grasa de una caballa no la pueden tomar como ‘alto en grasas'”, se queja Katz.

Katz dice que la grasa del pescado en lata no debería considerarse para los sellos.

6- Pan lactal de salvado

“Al no diferenciar el producto integral del refinado, el castigo va a ser igual. La gente no va a diferenciar. Y yo quiero que la gente coma integral. Un pan integral va a tener la misma etiqueta que un pan lactal blanco”, puntúa la experta. En Argentina menos del 10% de los productos tienen cereal entero.

Los panes “negros” podrán tener hasta cuatro octógonos negros. El pan lactal de salvado tendrá el sello de alto en sodio, salvo que no tenga sal agregada, alto en calorías y alto en grasas totales. En el caso del pan lactal integral, habrá un sello de alto en azúcares.

7- Snacks saludables de arroz o turrón

“Van a tener entre dos y tres sellos: alto en azúcares, grasas, calorías y el de sodio”, sigue Katz.

Marianela Aguirre Ackermann, médica especialista en Nutrición y magister en Diabetes y directora del Departamento de Nutrición del Centro CIEN, pide “no demonizar” a los alimentos envasados que son más saludables que otros y pone el foco en cuidar la porción.

“Si queremos algo dulce, no es lo mismo (en cuanto al impacto en calorías y azúcar en el total de la alimentación del día) consumir un snack de 25 gramos (como el rectangulito de dulce de leche) y 93 calorías, aunque tenga un sello de ‘exceso en azúcar’, que consumir facturas o una pastafrola (que no van a tener ningún sello porque no son alimentos procesados).”

Lo que daña no es “un nutriente” (sea grasa o azúcar), dice, sino el exceso. “Pero en función de la porción que consumimos y del resto de los alimentos que consumimos en el día”, agrega.

El turrón de maní tendría el sello de “exceso en azúcares”. El “alfajor” de tapas de arroz y bañado en chocolate, también el de “exceso en grasas saturadas”, “exceso en grasas totales” y “exceso en grasas saturadas”.

8- Jugo de frutas natural y en polvo

Esta categoría es una de las más controversiales. El jugo “100% natural”, ¿llevará sellos de alto en azúcares? Ahí entran en juego los nutrientes intrínsecos. El jugo de naranja tiene de por sí azúcar. ¿Ya no se podrá vender en los colegios? Habrá que esperar la reglamentación.

El jugo de frutas tiene azúcar de por sí.

 

“Hay tantas formulaciones de jugo que hay que ver qué define la letra chica de la ley. Pero en cuanto al jugo en polvo, los que lleven azúcar (sí o sí) van a tener el sello de alto en azúcares o alto en edulcorantes”, señala Katz. Algunos en polvo también podrían tener el de “exceso en sodio”.

9- Milanesa de soja

Combinan el vegetal con el pan rallado, que es un cereal. Va a tener los sellos de “alto en sodio” y “alto en calorías”.

La milanesa de soja, otro alimento que tendría dos sellos.

“Ser saludable es que vos, de una forma personalizada, entiendas qué nutrientes necesitás y que quizás algo bueno, si sobra, se te guarde en la cintura sin que sea un perjuicio en la salud. Por ejemplo, un riesgo metabólico, hipervascular, hipertensión, por un exceso de ‘cosas sanas’, que hoy en día se ve mucho”, desmenuza Marchetti, que no cataloga a las milanesas de soja como algo saludable, “porque apenas tienen 30% de soja y algunas marcas las hacen prefritas” y recomienda las hamburguesas de soja.

10- Gaseosas light

No hay especialista del ámbito de la alimentación que no recomiende más una gaseosa sin azúcar que una con azúcar. De hecho, la industria de las bebidas azucaradas hace una década que empezó a transitar un camino que ya parece cotidiano hoy: “Tener el mismo sabor original, pero sin azúcar”.

Las bebidas light tendrán sello por el edulcorante y la cafeína en algunos casos.

Estas bebidas tendrán el sello de “contiene edulcorantes/no recomendable en niños/as” y, algunas, el de “contiene cafeína/evitar en niños/as”.

Últimas noticias

Subir