fbpx
Nacionales

Las pensiones sin aportes subirán más que las jubilaciones

270097_anses

Las pensiones no contributivas tendrán un aumento de hasta 17,5% el mes próximo, es decir, una suba superior a la del haber mínimo del sistema de prestaciones con aportes de la Anses. Quienes cobren la Prestación Universal para el Adulto Mayor ( PUAM), que hasta este mes es de $11.254,34, pasarán a percibir $13.013,19, con lo que tendrán un incremento de 15,6%. Y los que cobran la denominada pensión no contributiva por invalidez o por vejez tendrán una mejora de 17,5%, con un ingreso mensual que pasará a $11.574. En cada caso, esos pagos equivalen,según la normativa, a 70% y 80% del haber mínimo del sistema contributivo. Con lo dispuesto ahora, esos porcentajes quedarán levemente elevados.

Las cifras surgen de aplicar lo que indica el decreto 163, publicado hoy en el Boletín Oficial, que oficializa las recomposiciones que se les dará a las prestaciones sociales a cargo de la Anses desde el mes próximo y, a la vez, deja varias cuestiones sin definir con respecto a conceptos que hasta ahora se actualizaban según el índice de movilidad. La medida, que implica subas diferenciadas para los jubilados y pensionados, es el resultado de una decisión discrecional del Poder Ejecutivo, ya que la aplicación de la fórmula de actualización de los haberes está suspendida desde diciembre pasado por la ley de emergencia.

El decreto publicado hoy establece que las prestaciones previsionales, tanto contributivas como no contributivas se ajustarán aplicando, a los valores vigentes a este mes de febrero, un 2,3% y sumando luego, al resultado obtenido, un monto fijo de $1500. Eso provoca que el aumento para ingresos medios bajos, medios y altos, medido como porcentaje efectivo, sea inferior al que recibirán quienes cobran el haber mínimo, que llega a 12,96%. Y para todos los haberes superiores a $16.195 el incremento será inferior al 11,6% que les habría correspondido a todos los jubilados y pensionados en caso de no estar suspendida la movilidad prevista en la ley 27.426, aprobada a fines de 2017.

Esa discriminación para otorgar los aumentos a las jubilaciones provocará presentaciones ante la Justicia, que comenzarán a concretarse, en el caso de los amparos, hoy mismo, ya que se oficializó lo que hasta ayer era solo un anuncio.

En cuanto al salario familiar, se dispuso que los montos de los rangos de ingresos para el cobro de la asignación por hijo y también las propias prestaciones subirán un 13%. En esto caso se optó por establecer un porcentaje en forma directa. Así, las prestaciones del sistema general serán de entre $649 y $3103 (y mayores en el caso de determinadas zonas del país).

La medida del Poder Ejecutivo deja sin definir cuál será la actualización de varios conceptos que hasta ahora se ajustaban según el índice de movilidad. Y le deja expresamente esa tarea al Ministerio de Trabajo. Por ejemplo, a poco de iniciarse el mes de marzo, no se conoce cuál será desde entonces la Prestación Básica Universal (PBU), que es un monto fijo que se integra a todas las jubilaciones al momento de calcularse el haber inicial. Tampoco está claro cómo se ajustarán las cuotas de las moratorias para quienes las sigan pagando, ni las cuotas del cobro de retroactivos surgidas del plan de Reparación Histórica, para quienes lo sigan cobrando.

Últimas noticias

Subir
A %d blogueros les gusta esto: