fbpx
Nacionales

El dólar baja frente a una demanda más aplacada

El dólar aceleró ayer su tendencia a la baja en la plaza local y tomó más distancia de los máximos de mitad de la semana pasada, tras conocerse que el Banco Central (BCRA) decidió reinstaurar una garantía de tasa alta para alentar los depósitos en pesos y frenar el repunte que la demanda de divisas había mostrado en marzo.

El billete cerró con un retroceso de 1,4% en la plaza mayorista, el tercero consecutivo, al quedar ofrecido a $42,71 para la venta, es decir, $1,16 (o 2,66%) por debajo del récord nominal de $43,87 que marcara el pasado miércoles.

A su vez, quedó ofrecido a un promedio de $43,86 para la venta minorista, es decir, un precio 54 centavos (-1,2%) menor que el del cierre del viernes y $1,06 por debajo del pico de $44,92 que alcanzara aquel día.

La aceleración en el ajuste a la baja se produjo en otra jornada calma -en general- para las monedas emergentes y luego de que el BCRA anunciara al mercado -antes de la apertura de las operaciones- que absorberá del mercado la cantidad de pesos que sea necesaria para sostener “una tasa mínima de 62,5% durante abril” (ver aparte).

La entidad, que venía de aumentar el viernes del 65 al 100% el tope de depósitos que los bancos pueden tener invertidos en letras de liquidez (Leliq), entregó de ese modo “una fuerte señal: aunque lluevan dólares del campo en abril, el riesgo país afloje y no lleguen malas noticias del mundo, el sesgo contractivo de la política monetaria va a seguir siendo muy fuerte”, tradujo el economista Martín Vauthier, del estudio Eco/Go.

El mercado ya había comenzado a incorporar la previsión de una mayor estabilidad cambiaria con la llegada de abril, dado el repunte que tradicionalmente muestra desde este mes la oferta de divisas, por la liquidación de divisas de la denominada cosecha gruesa. Además, porque ese flujo sería reforzado desde mitad de mes por las ventas de dólares que se comprometió a hacer el Tesoro, apenas reciba el nuevo desembolso del FMI (por unos US$9600 millones).

Asegurar la paz

Las medidas del BCRA buscan asegurar esa paz, desalentando, a la vez, la demanda de divisas. Los datos que dejó la jornada de ayer indican que el cambio de tendencia que hasta ahora mostró la plaza obedece mucho más a un recorte en la demanda que a un repunte en la oferta.

El volumen de contado operado ayer en plaza fue de apenas US$559 millones, monto 13% inferior al negociado el viernes y 36% menor al transado el último miércoles.

Y los datos de marzo publicados ayer por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), mostrando que las empresas del sector liquidaron US$1143 millones durante ese mes (11,4% menos que lo aportado en febrero y 20% menos que lo volcado al mercado en igual mes de 2018), confirman que había una tendencia a retener divisas que, según los operadores, se había acentuado en las últimas semanas del mes con el salto del dólar (terminó subiendo 10,7% en marzo) y la expectativa de que el deslizamiento al alza pudiera continuar.

Hay US$191.000 millones “debajo del colchón”

El informe sobre el balance de pagos que difundió la semana pasada el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) reveló que los argentinos atesoraban, a fines de 2018, US$191.000 millones “debajo del colchón”. El dato aparece al revisarse la posición de inversión internacional (el balance de activos y pasivos externos) que difunde ese organismo y es donde aparecen los activos externos del sector privado que no devengan renta. “Esto quiere decir, ni más ni menos, que los argentinos tienen fuera del sistema ahorros en dólares por un monto que representa casi 40% del PBI”, explicó el economista y consultor Federico Muñoz.

Últimas noticias

Subir