fbpx
Nacionales

Vacuna contra el coronavirus: Cómo diferenciar los efectos secundarios de los signos de alarma


Ya sea en la primera o en la segunda dosis, muchas personas presentan sintomatología relacionada directamente con la inmunización, cuáles son normales y cuáles no.

Como si se tratara de un poema recitado, los vacunadores señalan cuáles pueden ser los efectos secundarios tras recibir la primera o la segunda dosis de una vacuna contra el coronavirus. Sin embargo, existe algunas dudas sobre cuáles son normales y cuáles son signos de alarma.

Incluso, pese a que existen teorías sin base científica sobre la “necesidad” de que surja un efecto secundario para evidenciar que se están desarrollando anticuerpos, lo cierto es que esta situación no está relacionada con la inmunidad. Sin embargo, tras recibir la primera o la segunda dosis, indistintamente, estos síntomas se presentan en gran parte de la población.

Efectos secundarios

Dolor de cabeza, molestia en el brazo, fiebre o fatiga son los efectos secundarios más comunes luego de recibir una vacuna contra el coronavirus, síntomas que también se presentan en muchas inmunizaciones destinadas a prevenir otras enfermedades. Sin embargo, si de Covid-19 se trata, es necesario realizar algunas aclaraciones.

“Los efectos secundarios de la vacuna se producen inmediatamente o en las primeras horas posteriores a la vacunación y se generan por la reacción inflamatoria que despierta la vacuna, ya que es un proceso donde se generan anticuerpos contra un producto que está inyectado”, explicó Ricardo Teijeiro (MN 58065), infectólogo del Hospital Pirovano.

Según destacó, la inoculación puede generar una “reacción inflamatoria local, por eso el dolor en el sitio de la inyección, o una reacción general, y producir fiebre, dolor de cabeza, malestar general y fatiga”, que no dura más de 48 o 72 horas y que “responde bien a la medicación antitérmica o antinflamatoria, del tipo de ibuprofeno o paracetamol”.

En ese tono, el además miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) advirtió que estas reacciones pueden surgir tardíamente debido a “un proceso inflamatorio retrasado y empezar a las 72 horas o un poco más”, aunque aclaró que “es menos frecuente, ya que en general aparecen rápidamente”.

“La fiebre, en general, surge a las 24 o 48 horas. Si se retrasa mucho o es a más de tres o cuatro días de la vacunación, se debe hacer la consulta porque no podemos saber quién está haciendo una reacción tardía o quién está haciendo una enfermedad, ya sea Covid u otra, porque estamos viendo cierta circulación de otros virus respiratorios”, agregó.

Signos de alarma

Entre los signos de alarma y los efectos secundarios “a tener en cuenta” existen algunos aspectos a los que se les debe prestar atención. En este sentido, Teijeiro señaló las reacciones alérgicas y los “síntomas” desmedidos.

“Una reacción alérgica, que puede ser severa, tiene que estar relacionada con algún producto específico de la vacuna. Las alergias generales, como al polen o la penicilina, no afectan a las vacunas porque la alergia es específica”, aclaró el infectólogo del Hospital Pirovano.

En tanto, destacó que “un signo de alarma es todo aquello que supere o se convierta en una sintomatología que no está dentro de lo habitual, como por ejemplo demasiado dolor de cabeza o vómitos o mucha temperatura. En ese momento siempre es recomendable llamar al médico de cabecera para ver si se justifica hacer un control”.

Para finalizar, en referencia a los efectos adversos que ganaron muchos titulares a lo largo y ancho del planeta, Teijeiro advirtió que “son muy poco frecuentes y son difíciles, incluso, de vincular con las vacunas”. “Son patologías que se pueden producir en cualquier persona y que muchas veces tienen relación con otro proceso infeccioso”, concluyó.

Billetera Santa Fe

Últimas noticias

Subir