fbpx
Provinciales

Orciani: “El kirchnerismo continúa su embestida contra el campo” 

Diputada Georgina Orciani

Tras la eliminación del fondo sojero en 2018, durante el gobierno de Mauricio Macri, y la implementación de medidas similares a las que ya perjudicaron al campo durante los anteriores gobiernos kirchneristas, según la diputada Georgina Orciani, nuevamente llegó una nueva envestida contra el sector: culpan a los formadores de precios como responsables primarios de la suba de la inflación y ante el aumento de los precios de las materias primas que el país exporta, el gobierno presiona aún más y sube las retenciones a la soja. “La Secretaría de Comercio Interior está llevando adelante una remake menos violenta que los tiempos de Moreno, sin cascos y guantes pero con la misma receta”, expresó la legisladora radical.

En un contexto en el que la inflación está en valores incontrolables, la economía no se recupera como se esperaba, el gobierno nacional no logra acumular reservas significativas a pesar de estar atravesando una gran cosecha, con precios internacionales en valores máximos desde 2013 para muchas de las principales commodities. “Estos factores hacen un combo complejo de controlar ya que la suba de la inflación agrava el malestar social, eleva la cifra de argentinos pobres mes a mes y alimenta las presiones sobre el tipo de cambio paralelo”, indicó la diputada.  “Además de culpar a los empresarios el gobierno aplica la lógica de que al subir el precio de la carne y los cereales internacionalmente, los productores trasladan esas subas al mercado interno –agregó-. Ante la suba de los precios como por ejemplo los alimentos (46% en un año) buscan subir las retenciones sin el tratamiento parlamentario que se requiere”.

No es novedad esta disputa histórica con el campo -que se inició con la Ley 125-, a quien el kirchnerismo considera, según Orciani, “que obtiene rentas extraordinarias las cuales debe apropiarse para redistribuir en las ciudades y desarrollar la industria”. En este contexto la presión a los productores destruye los incentivos para producir, ya que deben hacerlo para cubrir los gastos y pagar las retenciones.

Otro factor que repercute en los productores es el tipo de cambio múltiple: un exportador vende por U$S 1000, de esa venta debe pagar U$S 330 por retenciones, con los U$S 670 restantes debe vendérselo al Banco Central al cambio oficial ($ 93,13), por lo que obtiene $ 62.397. Si el productor quisiera comprar dólares debería ir al mercado negro (blue) o al contado con liquidación por lo que le estarían quedando entre U$S 385 y U$S 400, el 40% del total original. “Estas son las causas del enojo del sector ante la amenaza de una nueva suba de las retenciones por encima del 33% en la soja”, agregó Orciani.

En el caso de la carne, con retenciones que el gobierno llevó de 4,7 al 9% a fines de 2019, una posible suba recaerá sobre el productor y no sobre los frigoríficos exportadores, desincentivando a la producción. En Santa Fe el sector se venía recuperando con reapertura de frigoríficos pero con el kirchnerismo vuelve a tambalear. “Es fundamental defender los intereses de la provincia que se ven afectados desde que en 2018 se eliminó el fondo sojero, que implicaba un 30% de lo recaudado por la exportación de soja a repartir entre las provincias y los municipios para obras -reclamó la legisladora del bloque UCR-. Este año la provincia debería recibir alrededor de $ 8.000 millones por este fondo”.

Últimas noticias

Subir