Domingo, 20 de Enero de 2019 13:11
FacebookTwitter


Sentido Común: El menos común de los sentidos 1 y 2

Por Rogelio A. González

Primera Parte (7 de junio de 2013)


¿Qué se vota? Ante esta pregunta muy común, en cada año que se presta a ser electoral, surgen interrogantes tales como, a quien votar, cual es el proyecto a considerar, cual es el candidato que mejor representa nuestra visión de una ciudad progresista, pujante y que de algún modo encuentre las respuestas a las problemáticas cotidianas. La intención siempre es tomar mejores decisiones y para ello, estar bien informados resulta hasta casi primordial.

En esa tarea me encuentro semana a semana, de acercarle a la sociedad de Villa Cañás y la región, como editor de este semanario, en el desafío y compromiso de reflejar, actos de gobierno, comunicaciones institucionales, partes de prensa, pero al mismo tiempo con la responsabilidad de tomar nota y de comunicar al menos con regular frecuencia, la otra cara de la información que a veces se omite difundir, pero que siempre por suerte, de alguna manera está disponible.

En la búsqueda de ese lado B de la noticia a modo de balance semestral, me encontré en primer lugar, el sábado por la noche, un fin de semana más de los tantos, con las grandes y hermosas puertas del Centro Cultural cerradas, y no puede evitar preguntarme, las razones, las decisiones, los planes que pueden haber si es que los hay detrás de que nuestra ciudad carezca de actividad cultural cada fin de semana, cosa que no ocurre en otras localidades de la región, y si eso sucede, no es por un tema económico o político, o quizás sí, es consecuencia de ello. Entonces me pregunte en primer lugar que costo tiene no tener cultura, y la primer respuesta que vino a mi cabeza, fue la palabra sueldo.

Desde la recopilación de información que llevo adelante hace más de tres años, y con mayor énfasis desde que comencé a editar el semanario, me encontré con números que dejan un marcado antes y después en materia de ingresos salariales, al menos de las áreas ejecutivas del municipio. Tal es así, y como lo establecen los presupuestos 2012 y 2013, expedientes N° 435.I.11 y N° 490.I.12 respectivamente, con subas salariales en su totalidad del 120%, significándole al municipio un gasto aproximado de $1.200.000 en dos años. A citar como referencia que para el cargo de la dirección de cultura y educación, ha percibido un aumento salarial aproximado de $7000 mensuales y que para el término de este año habrá representado un total de $96000. Eso es lo que nos cuesta a los cañaseños tener el Centro Cultural cerrado.

Podríamos tener funciones de cine como sucede en Teodelina y en Santa Isabel, podríamos tener espectáculos musicales, teatrales, proyectos que quizás en conjunto con producciones privadas, puedan venir a la ciudad artistas de nivel nacional, como ocurre a menudo en Venado Tuerto. Pero eso no ha sucedido en 180 días, y espero equivocarme, no sucederá al menos que se continúe, con la actual línea de trabajo. Quedan totalmente excluidos, los espectáculos que han llegado (Creer, querer, crear) y/o llegaran (como la muestra de Berni para niños) de la mano de la administración provincial, mi balance en cuestión es fuera de esa excepcionalidad que con suerte ocurre una o dos veces al año.

¿El esfuerzo lo hacemos “todos juntos”?

Visiblemente la respuesta es no. He de escuchar más veces repetidas que el efecto del eco, “que estamos haciendo un gran esfuerzo”, “que estamos bajando el gasto”, pero eso no se ha manifestado en las liquidaciones salariales ejecutivas, por ejemplo el intendente gestión cumplida hasta el 2011, percibía $7800 en concepto de sueldo, el intendente actual percibe aproximadamente $20000 mensuales. Se reconoce, claro está, un ajuste salarial, debido a las consecuencias inflacionarias que padece nuestro país, pero en dos años, la inflación nunca fue del 120%.

Sumando superficialmente ocho cargos ejecutivos llegue a la cifra de $1.200.000, con los cuales, al cabo de dos años, se pudieron haber comprado dos camiones compactadores de residuos sin necesidad de recurrir a ningún crédito. Se hubieran realizado más de 20 cuadras de cordón cuneta. Tengo la esperanza, que ahora hasta el final de la gestión no se vuelvan aumentar el sueldo, así en los próximos dos años podamos tener cualquiera de estas cosas, o al menos un Centro Cultural abierto y en funcionamiento, de no verme en la obligación de sacar fotos a los baches de la ciudad, como sucediera en nuestra edición número 41, donde mostramos la esquina de Av. 50 y 61 y que por arte de magia después de todo un año sin obras de bacheo, 15 días después se realizó el arreglo. Modestamente es un poroto que se ha sumado nuestro semanario, ya que por no ser un medio considerado para recibir pauta publicitaria, ha delineado el camino de la gestión municipal proyectando luego el inicio de más obras de bacheo, cosa confirmada ante los ojos de todos los ciudadanos y ratificado en la extensa nota que le realizáramos al secretario de gobierno a principio de este año.

Propuestas 2013

  • Donar 12 entradas mensuales a la Secretaria de Acción Social con el fin de llevar contingentes de niños de los centros barriales a disfrutar una película 3D en los cines Sunstar del Patio Casey de Venado Tuerto. Para ello el municipio solo deberá organizar el traslado y custodia de los menores, con padres o personal capacitado. El costo de cada entrada es de $40, y nuestro semanario donará mensualmente las entradas, gracias al acuerdo comercial que hemos realizado con la empresa.
  • Proponemos poner a nivel todas aquellas esquinas que tengan superficie de tierra con el fin que para las personas mayores o con alguna imposibilidad no se convierta en una verdadera odisea alpinista. Puede estar dentro de la misma propuesta el realizado de rampas para discapacitados.
  • Continuar con el trabajo de bacheo, especialmente en las esquinas de Av. 51 y calle 54, donde en noviembre del 2011 hubiera un grave accidente de un ciclista, y a lo largo de la avenida 50.
  • Pavimentar o asfaltar el tramo derecho del carril hacia Santa Isabel de la Avenida 51, luego de la estación YPF hasta después de la calle 70 con la finalidad de evitar accidentes.

Conclusión

¿Qué se vota este año? Se vota a los representantes del pueblo en el Honorable Concejo Municipal, es decir a los responsables de votar proyectos y ordenanzas que no atenten al bienestar de los ciudadanos de Villa Cañás. Tu participación y decisión es muy importante, para que no existan mayorías automáticas, para que vivamos “todos juntos” en una comunidad con democracia, participación y derechos igualitarios.
Se ha tratado desde un principio encasillar la postura política de nuestro semanario. Para información pública la única postura que editorialmente he de tomar será siempre la del sentido común, que curiosamente, es el menos común de los sentidos.

Segunda Parte (29 de junio de 2013)

Una comunidad que tiene tres de las principales acciones sociales tiene como ventaja evitar el flagelo que todos vemos, que a todos nos preocupa y que a todos nos debería ocupar. Esas tres acciones son Cultura, Educación y Deporte. No es nada nuevo, solo que lo nuevo al parecer es restarle presupuesto a estas tres acciones, o quizás no tan nuevo. Los que ya pasamos las cuatro décadas y haciendo un no muy sacrificado esfuerzo, podemos recordar desde cuando sistemáticamente este fenómeno se viene dando. Quizás en virtud, me ha tocado pertenecer a la generación que no le ha faltado, cultura, educación y deporte y que con un simple título de escuela técnica, haya podido generar los cimientos de mi formación profesional. Desde la década no ganada (1990) en adelante, los nuevos jóvenes fueron perdiendo oportunidades de desarrollo, y que por suerte, en algunos casos, el mismo ha vuelto a recuperarse. Aún queda mucho camino por recorrer, fue mucho lo que no se hizo en una década, para que en otra década después de lo hecho, parezca que no sea suficiente para mantener los niveles que teníamos, los que terminamos nuestros estudios secundarios en la década del 80.

La falta de presupuesto, o quizás mejor dicho la distinta redistribución que hoy los presupuestos tienen, es que nada alcance, o que lo hecho parezca poco.
Dentro de los poco o mejor dicho escaso, por no decir nulo, es los que nos pasa. Nos asustamos cuando vemos casos de droga dependencia, pero nos hemos preguntado acaso, ¿qué pasaría si recobráramos los valores que tenían nuestros padres, nuestros abuelos, y que algunos de nosotros teníamos?

Cultura, educación y deporte. Más arte, más cine, más teatro, más carreras con salidas laborales, más micro capacitaciones, más fútbol, más básquet, más tenis, más y nunca menos. El deporte necesita ser subsidiado, los clubes necesitan de la ayuda económica porque es sabido que hoy con solo una cuota social, no alcanza, y sin esta ayuda, hay menos deporte y si hay menos deporte, menos cultura y menos educación, tenemos más drogadicción, porque tenemos menos oportunidades, menos futuro para nuestros jóvenes. ¿Es eso lo que queremos? ¿Qué es lo que queremos? No hace falta una encuesta nacional, ni provincial, ni regional o municipal, para obtener la respuesta. Solo necesitamos escuchar, si dije escuchar, que no es lo mismo que oír; escuchar, razonar y entender nuestro sentido común.
El estar todo el tiempo como los tres monitos, no escucho, no hablo, no miro, es el principal flagelo que tiene toda sociedad y nosotros los que privilegiadamente vivimos en una comunidad chica, aun podemos hacer algo, antes que sea demasiado tarde, como pasa hoy en las grandes ciudades.

Cuando se intenta tapar el sol con una mano, o peor aún con un dedo, nos encontramos en un pequeño gran problema. Cuando manejamos un presupuesto de forma equivocada, y eso nos pasa en nuestros hogares cotidianamente, decimos "no hay plata que nos alcance". Cuando es el mismo presupuesto que habla por sí solo, cuando la matemática es quien dice la verdad, no existe forma alguna de objeción. Hay algo que se hizo, que no es lo correcto y por eso, los números no cierran.

Había tenido la intención de escribir un editorial cada seis meses, pero parece que debo escribirlos con mayor frecuencia, para que se entienda, si es necesario, hasta el hartazgo, cual es la intención, que sin animo a ofender o a criticar, busca como principal razón, llamar la atención, como ese tirón de orejas que todo padre da a su hijo, con la finalidad de llamar a la reflexión, de que las cosas se pueden hacer aún mejor y que desde el lugar que tenemos los medios de comunicación, aportemos nuestra mirada, nuestro oído y nuestra voz, que es en algún caso, como el nuestro, la visión que engloba a todos los sectores sociales y no solo de aquellos que han votado a un partido o aun dirigente.

Como ha de ser necesario, y quizás para dar fundamento a mi último editorial, del que mencionaba, un centro cultural de puertas cerradas, incrementos salariales ejecutivos, entre otras cosas, he de dejar en imágenes los fragmentos de los presupuestos 2010/11, 2012 y 2013, donde se hace mención cual fueron y serán los gastos en cargos ejecutivos.


Un periodista, en el redondeo puede informar números cercanos a la realidad. Un presupuesto oficial aprobado por el Concejo Municipal, no, debe ser exacto, o al menos debería serlo, debería estar bien auditado, con todos los comprobantes que los concejales necesitan para hacer su trabajo de contralor del ejecutivo. Eso nos prometieron en campaña, eso es lo que deben y deberán hacer siempre, controlar.

Un periodista, debe informar todo lo concerniente a la información pública, ese es nuestro trabajo, es lo que elegimos, y le guste o no a algunos, es el derecho que tenemos por ley, para brindarselo a nuestros lectores, hasta tanto sigamos viviendo en democracia.
Y como dijo mi colega Jorge Lanata a la presidenta, y salvando las distancias oportunas: "desmiéntanos, díganos que estamos equivocados". Este espacio está a disposición para quien lo crea oportuno y necesario como derecho a réplica, dentro de un tiempo razonable, de lo contrario, el que calla, otorga. ■