Martes, 26 de Marzo de 2019 22:20
FacebookTwitter


La otra década perdida

Por Rogelio A. González

He de reconocer desde el principio, que el titular de este editorial no suena alentador, quizás en su rápida lectura, se puede asociar en contraposición a la frase “la década ganada”, pero no apunta a eso, sino que hace referencia en forma directa a otra década que pasará, con el compromiso que toda la sociedad deberá asumir en Villa Cañás.

El contexto de este análisis editorial, viene a consecuencia a la nota que tuviéramos oportunidad hacerle junto a otros medios, al Ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Rubén Galassi (que visito nuestra ciudad el viernes pasado, ver nota aparte), en donde hace referencia que para el mes de octubre, contaremos con la visita del Sr. Gobernador en nuestra ciudad, con motivo de la entrega del 15% del monto solicitado por la Municipalidad para la urbanización de las 4 hectáreas, que adquirió la gestión Sesnich y la cual fue llevada a juicio, donde el ex intendente y su secretario de obras públicas quedarán libres de culpa y cargo, como todos recordamos. Hoy esos terrenos son galardón de gestión y logro desde las autoridades municipales y candidatos a renovar su banca como concejal.

Como hace referencia la Ordenanza N° 932/13 Expediente N° 510. I.13, con fecha del 10 de abril de 2013, (para los que tengan acceso a internet, podrán leerla en www.muvc.gov.ar/web/pdf/ordenanzas/932.pdf), en la misma se aprobó el convenio de colaboración y gestión de urbanizaciones con el gobierno de la provincia suscripto el día 6 de marzo de 2013 y que informáramos oportunamente en nuestra edición 44 del Semanario Leguas (www.leguas.com.ar/pdf/Leguas_44.pdf) que consiste a los fines de ejecución de las obras, la autorización a la Municipalidad para que solicite financiamiento (ya lo hizo) por un total de $2.000.000 (Dos Millones de pesos) a pagar en 10 años contados a partir de la finalización de la obra y a una tasa fija del 6% anual y que será devuelto mediante retención automática de la Coparticipación de Impuestos y Aportes que eventualmente le correspondieren al Municipio, sin límites y hasta el monto necesario para atender el pago total de cada cuota liquidada.

Con lo expresado hasta ahora se entiende por consiguiente que el municipio se verá obligado a no percibir coparticipación de impuestos por el término de 10 años o de forma más reducida, pagando un 60% más del monto solicitado y con posibilidad si la provincia o las circunstancias lo demanden a pagar un mayor porcentaje para atender, como dice la ordenanza, el pago total de cada cuota liquidada. A eso se refiere el titular de este editorial: “La otra década perdida”.

¿Por qué? Porque en la desesperación de mostrar obras públicas en la ciudad, se gasta a cuentas, comprometiendo el futuro de los balances económicos de las próximas gestiones municipales, y trayendo en consecuencia, menos oportunidad de desarrollo y crecimiento para todos los cañaseños con el único interés, por vanidad, no ser menos que la gestión anterior.

¿Puede haber otra alternativa? Siempre, por ejemplo llevando políticas acertadas hacia bajar el gasto público para no verse en la necesidad de solicitar créditos. Tal como destacáramos en otro editorial, si los sueldos de los cargos ejecutivos no se hubieran aumentado un 120% en dos años, lo que representa un total de $1.200.000, parcialmente, sería mucho menor el monto de la solicitud de financiamiento pedido. Como para que doña Rosa lo entienda en su casa, para que nos vamos a empeñar, si podemos gastar menos mes a mes. Administrar un municipio, es a las claras, igual como administrar cualquiera de nuestros hogares.

A su vez el titular también hace referencia al adjetivo “otra” que en merecida explicación me tengo que referir en este caso a una década pasada. ¿Cómo llegue a esta conclusión? Por esta cuenta: 8+2=10. Se refieren a los años que “felizmente” cumple el intente en la gestión pública, 8 años como concejal, más casi 2 años como intendente. En la vida de una persona, 10 años significan mucho. Desde que nace, da sus primeros pasos y comienza la escuela, llega hasta 5to. Grado, con la edad de 10 años. En esa misma relación espacio tiempo, nuestro intendente lleva trabajando con “orgullo” por todos los cañaseños. ¿Los resultados? Están a la vista, no me voy a tomar el atrevimiento de emitir un juzgamiento, sino solo el llamado a la reflexión, yo solo hace 2 años que vivo en Villa Cañás de manera estable, pero en los últimos 10 años he viajado con frecuencia y he visto cuando se han realizado progresos significativos en la ciudad. A mi entender tenemos dos décadas perdidas, la pasada y la futura, ambas con responsables. ¿Usted qué piensa?