Martes, 26 de Marzo de 2019 22:21
FacebookTwitter


La amarga sensación que no se hace nada

Por Rogelio A. González.

En el trabajo diario que uno hace como periodista día a día, en la lectura de muchas noticias: nacionales, provinciales y regionales, y en la búsqueda de la constante información que pueda dar un alivio a tantas adversidades, la sensación primera que me surge es que siempre se esta por detrás de los hechos y nunca por delante de los mismos.

Un sabor amargo y casi hasta impotencia generan decenas de partes de prensa, cuando se analiza la entrelinea comunicacional de la gran mayoría de ellos. Decir sin decir y lo que peor es aún sin hacer nada.

Hasta aquí ya un basto grupo de simpatizantes estarán molestos y de mal humor por estas palabras sin el menor análisis de la cuestión de fondo, es lógico y normal que se salga a defender a quién te da de comer, porque son siempre los mismos, que viven del pescado que le dan sin tomarse el compromiso de aprender a pescar.

Esta semana puede entrever en tanto zigzagueo de palabras de alabanza a gestiones exitosas, que la comuna de San Eduardo y productores agropecuarios tienen que pagar $200.000 por las obras hidráulicas para solucionar las inundaciones en la zona. Si, así como lo lees, la provincia solo le presto la maquina "china", hasta que no le suceda lo que le ha pasado a la comuna de María Teresa cuando le han prestado similar maquina, deba comprar los repuestos para que esta funcione y la provincia aun a la fecha le adeude el reintegro de los fondos.

Reuniones regionales sobre salud con grandes títulos honerosos, que parecen sacados de una novela célebre de la literatura universal, para buscar soluciones a las distintas problemáticas, sin ver al mismo tiempo, que uno (hasta donde se sabe, pueden no dejarte saberlo), como el hospital SAMCo de Marîa Teresa no tiene camas para internación porque funciona como geriátrico. Esta comuna, tiene demorada la finalización de la obra del geriátrico local, porque necesitan la titularidad de dominio de las tierras, que son provinciales. Proyectos que necesitan fuerza y decisión política y para nada costoso, pero no se hacen.

Los recursos para la salud se invierten en un interminable mega hospital regional de mediana complejidad en Venado Tuerto que entra luego de 7 años, en su cuarta licitación para terminarse, y que una vez terminado, se dice para fines del 2015, no dejara de atender la cuestión primordial de descentralización en materia de salud, porque todos los hospitales SAMCo continuarán sin recursos. Para ilustrarte la situación, un paciente que corra riesgo de vida tendrá que sortear la espera de traslado en ambulancia por distancias de 50, 75 o 100 kms, no solo por su condición de salud, sino sumado al extra de riesgo que se le suma al viajar por las rutas nacionales o provinciales para llegar a tiempo al hospital de Venado Tuerto si es que este esta en condiciones de atenderlo con su complejidad médica, sino éste volverá a ser trasladado a la ciudad de Rosario. ¿No seria menos costoso, otorgar infraestructura a los pequeños hospitales zonales para que el hospital regional no quede sobre saturado de internaciones menores? Seguramente si, pero hoy una embarazada no puede dar a luz en un hospital zonal, tiene que ser traslada a Venado Tuerto, que se beneficia con la estadística de natalidad, entiéndase que se reciben recursos por este dato, donde el hospital zonal pierde. En Villa Cañás por dar un ejemplo, el SAMCo cuenta con quirófano, pero no funciona porque no hay anestesista ni profesionales médicos para atenderlo.

Nadie esta pensando en la realidad, que te pasa día a día, nadie hace nada para que tu vida sea mejor. Todo el tiempo lo que se hace es reparar lo que no se hizo antes. Así de simple, les guste o no, esa es la verdadera realidad de las cosas. Un intendente podrá estar sacado y de mal humor porque su gestión se desploma, y lo que es anecdótico no alcanza con un finde en Termas de Río Hondo (ausencia al acto cívico del 25 de mayo) para mitigar la situación de la gente que esta a su alrededor no lo banque. “La gestión pública es para obstinados” dijo Esteban Bogdanich, tras conseguir 100 conexiones de gas para Chovet, en cambio otros se quedan resentidos por los éxitos ajenos, pero no hicieron nada al respecto para que la realidad fuera distinta. Si lo hizo, por ejemplo, el presidente comunal de Teodelina, dejando cualquier soberbia partidaria de lado, porque pensó en su pueblo, para conseguir 200 conexiones de gas. Uno puede responderse que consigue quien gestiona, y que es más fácil si se es del PJ por responder a la linea del gobierno nacional, pero en Teodelina, conduce la comuna, alguien que gano la elecciones por el voto del Frente Progresista Cívico y Social. Un concejal se podrá alterar por las reflexiones de este periodista que no es oriundo de la ciudad que malogra su ascenso politico, pero estar bien informado, no dejarse comprar, pero sobre todo prevalecerse en las convicciones y la dignidad, me ha dado gratificación por no dejarme engañar ni permitir engañar a mis lectores, de la verdadera trama que hay detrás, de un parte de prensa, de periodistas con sueldos municipales, comunales o provinciales, que son artífices de una fábula y relato, que no te ayuda, como dije antes a vivir mejor.

Será este un sincericidio o catarsis periodística, algo común que nos esta pasando a algunos que trabajamos dedicadamente día a día en el oficio de informarte, le ha pasado ayer a Jorge Lanata, me pasa hoy a mi, con el sabor amargo de una sensación que miramos y que no todos pueden o quieren ver. El periodista nunca debe ser oficialista, si lo hace pierde objetividad, es lo que al menos pienso yo, puedo estar equivocado quizás, no creo saber las soluciones a todos tus problemas, pero si ser consciente de cuando se busca distraer tu atención en desmedro de nuestra profesión. Se imponen censuras, quita de pauta publicitaria, cartas documento intimatorias, pero el periodismo es la única herramienta que tiene la sociedad para ejercer el pleno derecho de vivir en libertad y democracia. Por eso creo no haberme equivocado a hacer lo que hago, a escribir lo que escribo, a hacerte pensar aunque sea por un instante, que alguien como vos, piensa que la realidad puede ser diferente y ahí forja sus bases mi esperanza de un futuro mejor en beneficio de todos.